CULIACÁN._Otro rescate exitoso de especies en peligro de extinción realizó el Zoológico de Culiacán al dar rehabilitación y refugio a un oso negro juvenil, cuyo hábitat natural en el norte de México fue invadido por la mancha urbana y a fin que no fuese víctima pobladores afectados por agresiones, la Asociación de Zoológicos, Criaderos y Acuarios de México (AZCARM) gestionó para que este parque zoológico sea el nuevo hogar de esta especie carnívora, la más grande de México.

Así lo informó en conferencia de prensa el director de la paramunicipal, Diego García Heredia, quien se mostró satisfecho por este logro en materia de conservación animal.

“Nosotros estaremos a cargo de su rehabilitación y buscar su reproducción con una osa que ya tenemos aquí, para posteriormente liberar el ejemplar al medio silvestre. Por lo pronto, acogemos a este oso negro como parte de nuestra familia y es también una oportunidad para seguir contribuyendo al rescate de especies amenazadas principalmente por la mancha urbana, que les quita sus espacios naturales”.

Acompañado de Marisol Borrego y Juan Pablo Félix, del equipo del Zoológico de Culiacán, el director citó que los osos negros son los carnívoros más grandes de México, aunque también se alimentan de semillas, frutas y verduras. Desconocemos el número exacto en el país, sin embargo la SEMANART lo cataloga como especie en peligro de extinción.

En la actualidad su distribución está restringida al norte de México: Sonora, Chihuahua, Nuevo León y Coahuila, cuyos climas van de fríos a templados y semiáridos, con vegetación tipo chaparral o de bosques de encino, pino, maple y nogal.

Pesan entre los 90 y 260 kilogramos, y llegan a medir hasta 2 metros de largo. Su pelo es corto, lacio y oscuro. De cuerpo robusto y peludo, con patas y hocico largo, y garras con 5 uñas no retráctiles.

“Nuestro oso negro es juvenil procede de la zona colindante de Coahuila y Durango. Estimamos tenga entre el año y medio y los dos años. Pesa unos 90 kilos. De acuerdo a nuestro equipo de veterinarios y biólogos, sus condiciones de salud son buenas”.

Indicó que en el Zoológico ya vive una osa de 6 años, y ante la diferencia de edad y de peso corporal la osa y el oso estarán separados, en tanto crece el ejemplar joven y se logra reproducir la especie bajo cuidado humano, y en un futuro liberar al macho a su hábitat natural.

Los Zoológicos conllevan la responsabilidad social del rescate de especies que, como el oso negro y muchas otras más, están en peligro de desaparecer, sin embargo para ellas “somos un refugio, un hogar y una esperanza de vida”, destacó.

Asimismo, agradeció a AZCARM, organización que agrupa a los 80 zoológicos más importantes del país y de la cual forma parte del Zoológico de Culiacán, por su confianza y apoyo “para que seamos depositarios de este ejemplar juvenil de oso negro y contribuyamos así a la conservación de esta especie”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *