CULIACÁN._ Jessica Soto Beltrán, maestra de economía y comercio de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS) exhortó a quienes están por recibir el aguinaldo a que no malgasten esta prestación y tengan presente los gastos extraordinarios que se presentan cada año en la llamada cuesta de enero.
“En primer lugar, yo creo que se tiene que hacer un análisis, que no lo hacemos la verdad, en términos de cuál va a ser el destino que le tenemos que dar al aguinaldo”, señaló.

Como primera recomendación, la especialista en economía y comercio sugirió que un 20 por ciento de esta prestación se destine a una especie de fondo perdido, es decir, un apartado, que si bien, no se va depositar a una cuenta bancaria a plazos, tenerlo a lo mano para prever los gastos extraordinarios que se van a venir a principios de año.

Añadió que una segunda recomendación es que otro 30 por ciento se destine al pago de deudas adquiridas que están por vencerse en tiendas comerciales e instituciones bancarias para tener capacidad de adquirir nuevas deudas a futuro.

Recordó que muchos de los trabajadores ya hicieron compras anticipadas de regalos, muebles y electrodomésticos, y por lo general lo hicieron con tarjetas de crédito que les están generando intereses sobre intereses y representan un alto costo cuando se hacen un pago un mínimo, como generalmente todos lo hacen.

“La mayoría de la gente no va a liquidar sus deudas y eso no es lo ideal porque entonces se quedan sin liquidez y con la deuda que va vienen arrastrando”, comentó.

La maestra en economía y comercio adscrita a la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la UAS indicó que el 50 por ciento restante del aguinaldo se debe destinar a comprar regalos y a la cena de navidad.

Soto Beltrán estableció que la fecha establecida para las empresas e instituciones de gobierno entreguen a sus trabajadores el aguinaldo que les corresponde está fijada para el día 20 de diciembre.

Planteó que esta es una prestación a la cual todos los trabajadores tienen derecho independientemente de que sean eventuales, de planta, de base o sindicalizados porque esto es parte de lo que les corresponde por el proceso de trabajo que desarrollaron durante todo el año.

Jessica Soto Beltrán puntualizó que los trabajadores que no reciban esta prestación tienen la alternativa de acudir a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social a solicitar que intervenga para que se les haga efectiva la entrega del mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *