Categorías
NOTICIAS SINALOA

Si el Sector Salud no te reconoce, nosotros sí: esposa del doctor José Ernesto Leyva

Navolato._ «Mi querido y amado esposo, doctor José Ernesto Leyva Bacasegua, te expreso que aunque el Secretario de Salud, Efrén Encinas Torres, se empeñe en ignorarte y no reconocer tu trabajo, profesionalismo y entrega que tuviste para atender y salvar muchas vidas durante la pandemia del COVID-19, tu familia, tus amigos y la sociedad por supuesto que reconocemos que fuiste un apasionado de tu profesión, al grado que entregaste tu vida para servir a la sociedad», son las palabras de Edia Guadalupe Soto Rodríguez, esposa del Doctor José Ernesto Leyva.

Agrega que esta actitud del responsable de Salud en el Estado la ha mostrado desde que se contagió con esta terrible enfermedad, y negarle la atención médica en el Hospital General de Culiacán.

«En el Hospital General, tú, todo el tiempo estuviste totalmente dispuesto y entregado a curar a personas enfermas de coronavirus, sin importar el riesgo que esto implicaba, al grado de perder tu propia vida», indicó, «Lamentablemente perdiste la batalla y el titular de la Secretaría de Salud, Efrén Encinas Torres, continúa con la misma actitud de no valorar ni tan siquiera un poco tu trabajo que te costó hasta la vida.

Esto lo denunció porque en el homenaje que se les hizo a los héroes de la pandemia 2020 durante el Día del Médico, el doctor Leyva Bacasegua, de nuevo fue ignorado porque no se colocó su fotografía en la galería ni en el video que proyectaron.

«Te quiero decir, querido esposo, doctor José Ernesto Leyva Bacasegua, que aunque las autoridades de Salud no te reconozcan tu trabajo y sacrificio, segura estoy que la sociedad, tu familia y amigos sí valoran bastante la labor tan importante que realizaste porque trabajaste muchas noches y días completos y sacrificaste hasta tu familia para cumplir cabalmente hasta el último día de tu vida, con la profesión que tanto amabas», agregó.

Finalmente, la esposa del médico Leyva Bacasegua, dijo no ser nadie para juzgar esta conducta del Secretario de Salud, Efrén Encinas, pero será la sociedad y Dios quien se encargue de ponernos en el lugar que nos corresponde a cada uno.